ACERCA DE

ACERCA DE NEW TO ME

¿Qué es New to Me?

“New to Me” es un mapa impulsado por la gente para ayudarte a encontrar tiendas vintage y de segunda mano, de diseño upcycling, mercados de pulgas, mercadillos, talleres “hazlo tú mismo”, espacios para “makers” y talleres de reparación en tu ciudad o alrededor del mundo. Es una herramienta simple diseñada para ofrecerte valiosas alternativas para comprar productos nuevos, para orientarte acerca de dónde puedes rescatar o arreglar tu ropa o dispositivos electrónicos favoritos, e incluso aprender nuevas habilidades.

¿Cómo funciona?

Nuestro objetivo es mapear el máximo número de establecimientos posible y mantener siempre la información actualizada. Eso es complicado, porque hay miles, si no millones, de establecimientos alrededor del mundo. Y ahí es donde entras tú. Esperamos que puedas ayudarnos a llenar el mapa y hacerlo crecer.

¿Qué puedes hacer?

Difunde tus establecimientos favoritos de segunda mano, talleres de manualidades y de reparación. Cuando viajes y ubiques algún lugar fantástico, haz una nota con el nombre y dirección y añádelo a New To Me. Esta es una base de datos generada por lo/as usuario/as.. Si notas que hay información equivocada o desactualizada, escribe un comentario o contáctanos. Nos aseguraremos de hacer las correcciones necesarias. Combinando nuestros esfuerzos, podemos extendernos a todo el mundo. ¡Veamos cómo de lejos podemos llegar interesándonos, compartiendo y reparando!

ACERCA DE LA CAMPAÑA

Una campaña global para reconsiderar cómo fabricamos, compramos y usamos

Las empresas que fabrican nuestros dispositivos electrónicos o artículos de moda favoritos no han podido hacer frente a las consecuencias de su creciente impacto en el planeta, basándose en un modelo de negocios de uso de recursos intensivo, abusivo e injusto. Desde trabajadore/as utilizando sustancias químicas peligrosas hasta fábricas alimentadas por energías sucias, pasando por productos diseñados para no durar, o millones de aparatos electrónicos y prendas de vestir desechadas cada año. Es necesario cambiar y actualizar este modelo.

Cada semana nos enfrentamos con una nueva tendencia, otro “nuevo y gran producto”. Las marcas nos venden el mito de que las cosas que compramos nos representan,  reduciéndonos a consumidores más que a seres humanos.

Amamos la moda y la tecnología, pero es hora de cambiar nuestra relación con “lo nuevo” y los productos que tenemos.

¿Cómo? Queremos inspirar un cambio en la forma en que, como personas, damos valor a los productos. En vez de consumir y desechar sin cuidado alguno, queremos retarte a ser una persona activa y empoderada en nuestra comunidad mundial para compartir conocimientos y productos de una manera más inteligente. ¡Apoyémonos y construyamos el mundo en el que merecemos vivir!

Primeros pasos: la solución a la contaminación de la moda y TI (tecnologías de información)

Desde el 2011, Greenpeace ha estado presionando a la industria textil para que detenga el uso de sustancias químicas peligrosas. A través de la campaña Detox, hemos asegurado compromisos globales de 79 marcas internacionales, empresas minoristas y proveedoras, propiciando cambios en las políticas en Europa y Asia. ESto no habría sido posible sin la presión de la gente de países de todo el mundo.

Al mismo tiempo, Greenpeace ha estado exigiendo que las grandes compañías de tecnología eliminen los tóxicos de nuestros aparatos electrónicos, que usen energía renovable para producirlos,que los diseñen para ser puedan ser reparados fácilmente, y también que se puedan reciclar. Atendiendo nuestras demandas, compañías como Apple, Google y Facebook ya han avanzado en la dirección correcta.

Limpiar el sistema de producción es estupendo, pero necesitamos comprar menos

Si bien eliminar sustancias peligrosas de los productos que compramos y alimentar su fabricación con energía renovable es un gran paso, el consumo en el mundo está aumentando a pasos agigantados. Cada año se producen en el mundo 80 mil millones de prendas de vestir, y muchas de estas prendas son usadas solo unas cuantas veces antes de ser desechadas. Mientras tanto, ¿puedes creer que se han producido 7.1 mil millones de smartphones en solamente 10 años, y el promedio de tiempo de uso es únicamente de 2 años? Con la presión de las marcas para siempre comprar la última (y en general pequeña) actualización o variación, nuestra tasa de consumo se acelera cada vez más. Esto implica utilizar muchos recursos valiosos de nuestro planeta.

Cuidemos, compartamos y reparemos

Podemos romper esta cadena con las decisiones que tomamos todos los días. Cada vez que hacemos un esfuerzo por prolongar la vida de nuestra ropa o nuestros dispositivos electrónicos en lugar de tirarlos y volver a comprar, ahorramos recursos naturales muy valiosos. Si compartimos mediante compras de segunda mano, reutilizamos y reparamos nuestra ropa y dispositivos, no solamente podemos ahorrar dinero sino dar un pequeño paso para salvar nuestro planeta.

Las personas tenemos mucho por hacer ¡Llenemos y utilicemos este mapa!